Adolescentes y sexualidad

En los últimos 10 años hemos vivido una revolución sexual, como padres a veces cuesta entender todos los términos que tenemos para diferenciar, entre género, sexo y orientación sexual algo y es importante para poder ayudar a los adolescentes con su sexualidad.

Todo va muy deprisa, cuando éramos jóvenes y estábamos en el instituto era difícil tener un compañero que se declarara homosexual, se lo poníamos difícil por nuestra educación. Poco a poco esto ha ido cambiando y todos de una manera u otra hemos apoyado a amigos y familiares a “salir del armario”.

Ahora estamos en ese mismo camino y nuestra labor consiste en ayudar a nuestros adolescentes con su sexualidad y para ello debemos tener claros los términos y poder dar apoyo con tolerancia, cariño y conocimiento.

Homosexual:  hace referencia a la homosexualidad femenina o masculina, donde una mujer o un hombre siente atracción por otras personas de su mismo sexo; físicamente, emocionalmente y/o espiritualmente.

Bisexual: Persona que físicamente, emocionalmente y/o espiritualmente siente atracción por personas de su sexo o del sexo opuesto.

Transgénero:  Se trata de las personas que no se sienten identificadas con su sexo biológico, que puede o no, someterse a un tratamiento hormonal o quirúrgico. También se engloba a las personas que al nacer se les asigna un género en base a sus genitales, pero que entienden que esta es una descripción falsa o incompleta de sí mismas. 

Transexual: es aquella persona cuya identidad sexual y/o de género no coincide con el sexo asignado al nacer, por lo general necesitan modificar sus cuerpos hasta donde la persona cree oportuno.

Genderqueer / Queergénero: es aquella persona trans que no se identifica ni como hombre ni como mujer, sino como una tercera categoría aparte, tercer sexo/género, como una identidad intermedia o ninguna.

Intersexual: Persona que nace con ambos sexos físicos.  El sexo se “asigna” en el nacimiento, con lo cual viola la identidad de estas personas.

Queer: para designar las disidencias sexuales que no son heterosexuales, heteronormadas o ni se encuentran dentro del género binario como una forma de autoafirmación. El término aún se considera ofensivo o despectivo por parte de la comunidad, y para otros es un término que sirve para describir una orientación sexual y/o identidad de género o expresión de género que no se conforma con la sociedad heterocisnormativa.

Asexual: orientación sexual de una persona que no siente atracción sexual hacia ninguna otra persona.

La definición de estos términos viene de: https://www.pnitas.es/lgtbiq-diversidad-sexual-genero/

Como podéis observar tenemos un abanico muy amplio (con consta toda la terminología en este post) y es importante estar familiarizado con ello para ayudar a vuestros hij@s en el camino hacia un desarrollo completo de su sexualidad. 

Os dejamos este link para quien quiera investigar un poco más:

http://www.rainbowproject.eu/material/es/glossary.htm

No dudéis en contactar con nosotros en caso de cualquier duda: comunicacion.expresate@gmail.com

¿Necesitan nuestros hijos tantos regalos?

La noche de reyes es una noche mágica, en la que todos los niños están tan emocionados porque al día siguiente cuando se levanten tendrán a los pies del árbol todos aquellos regalos que han pedido. O también puede ser que piensen, ¿me traerán…? ¿Se habrán acordado?

¿Se habrán bebido la leche con galletas? ¿Habrán venido?

Son muchas las emociones que surgen en la noche de Reyes, nosotros como padres debemos pensar en que es lo mejor para ellos, cómo hacerles felices ese día.

Pero también debemos pensar, ¿cómo educamos a nuestros hij@s? Esta noche se permite todo?

Creo que es importante darle a nuestr@s hij@s lo que realmente desean para hacerles felices en esta noche mágica, pero eso no significa darles todo lo que piden.

Durante el mes de diciembre ell@s están como locos buscando lo que quieren, haciendo una gran lista. Nosotros en este proceso podemos ir ayudándoles a encaminarse para elegir 2 regalos que sean indispensables. 

No tiene que ver con la cantidad de dinero que tengamos en el bolsillo, si no con nuestro estilo educativo y lo que buscamos que aprendan. 

Sería interesante que nuestros hijos fueran felices con un buen regalo, que valoren lo que tienen, que se esfuercen por conseguirlo.

Si damos todo a nuestros hij@s sin que perciban el esfuerzo que supone conseguir nuevos objetivos, su aprendizaje cuál será.

Pido algo y lo tengo. Y a lo mejor ni siquiera lo necesito. Pero lo tengo.

Les animamos a crecer en un entorno en el que no conocen el esfuerzo a largo plazo, el valor de las cosas y lo que es importante para ell@s y lo que no es más que un capricho pasajero.

Os animo a reflexionar sobre ello.

¡Felices Fiestas!

¿Cómo puedo mejorar la comunicación con mi pareja?

En todas las relaciones es importante la comunicación. Con nuestra pareja especialmente, ya que, pasamos gran parte del tiempo con ella y es prioritario tener un buen ambiente en nuestro hogar. Muchas veces aplazamos tener determinadas conversaciones para evitar un posible conflicto y lo vamos guardando en una caja y en algunas ocasiones desborda. 

Es importante expresar nuestras emociones, tanto positivas como negativas para poder resolver los pequeños conflictos que nos surgen en el día a día. Si conseguimos expresarnos con asertividad, evitando la crítica, sinceridad, confianza y aportando posibles soluciones, conseguiremos conectar mejor con nuestras parejas y lo que podría convertirse en un conflicto, lo transformamos en un medio para unir a vuestra pareja.

En este artículo os vamos a explicar de forma breve cuales son las fases de la comunicación y cómo evitar errores de una forma fácil.

En la comunicación existen 4 fases:

1º Lo que queremos decir

2º Lo que decimos

3º Lo que nuestra pareja escucha

4º Lo que nuestra pareja interpreta interpreta

En estas cuatro fases podemos cometer los siguientes errores:

  • Diferencia entre lo que quiero decir y lo que digo. Muchas veces, nos cuesta expresar claramente lo que pensamos o sentimos, en algún caso, puede que sólo sepamos que hay algo que nos molesta, pero no sabemos exactamente el que. O nos molesta algo concreto, pero el problema real subyace a este y no somos capaces de percibirlo. Mi recomendación es que cuando vayamos a expresar algo, en primer lugar es que no lo hagamos si hay mucha intensidad emocional. Esperar, reflexionar sobre lo que ocurre y cómo lo queremos transmitir.
  • Diferencia entre lo que digo y nuestra pareja escucha. En ocasiones ocurre que la persona que tenemos delante no está en una actitud de escucha activa (puede haber varias razones), por  tanto nuestro mensaje no llega correctamente. Es positivo preguntar cómo está el receptor antes de iniciar una conversación importante, si no es el momento, es mejor posponer.
  • Diferencia entre lo que nuestra pareja escucha y lo que nuestra pareja interpreta. Todos nosotr@s cuando iniciamos una relación, llevamos una mochila de aprendizajes anteriores y esto condiciona nuestras interpretaciones, puede que tu pareja se sienta atacad@, puede que haya interpretado tu tono como amenazador y otras muchas circunstancias que pueden hacer que nuestro mensaje se entienda mal.

Con todos estos posibles errores, es muy fácil que nos lleve a una discusión, pero si estamos alerta, con una actitud de comprensión, empatía y entendimiento podemos ser capaces de entendernos mucho mejor. Y poco a poco nos iremos dando cuenta que tanto nosotros como nuestras parejas tenemos determinados puntos en lo que sin razón aparente saltamos como un resorte (debido a nuestra mochila). De esta forma podemos ayudarnos mutuamente para conseguir una comunicación más eficaz.

Y siempre que nos digan algo, intentad evitar las interpretaciones o intenciones de nuestra pareja y si nos sentimos atacados o creemos que hay algo detrás, ser capaces de preguntar qué ha querido decir, o si lo que ha dicho significa otra cosa. Esto suele salvarnos de muchos problemas.Si te preocupa la comunicación con tu pareja, te sugerimos inscribirte en nuestro próximo webinar gratuito sobre este tema. Se celebrará el 18 de diciembre a las 18:00h. Para apuntarte solo tienes que escribirnos un correo electrónico a cristinalopez@expresa-te.es y te enviaremos toda la información.

¿SABEMOS CÓMO FUNCIONAN LAS REDES SOCIALES? ¿Y CÓMO AFECTAN A NUESTROS HIJOS?

Aproximadamente hace 15 años hemos visto cómo se ha producido un cambio en la forma de relacionarnos. Con la llegada de Facebook, Instagram, WhatsApp y otras redes sociales, nuestras vidas han cambiado. La comunicación es más rápida; podemos ver y hablar con una persona que está al otro lado del planeta; a través de un clic tenemos acceso a casi cualquier producto y a millones de horas de contenido gratuíto. Podemos realizar actividades que hace unos años pertenecían a la ciencia ficción. La tecnología nos ha traído grandes avances. 

Pero, ¿sabemos cómo utilizarlos con responsabilidad?, ¿sabemos cómo esto afecta a nuestro cerebro?, ¿somos nosotros los que tomamos las decisiones sobre lo que vemos?

En este artículo os vamos a esbozar cómo funcionan actualmente las redes, cual es el fin último y cómo nos afecta a nosotros como usuarios, o según los expertos, como consumidores de esta tecnología.

Para entender esto, lo primero que debemos saber es que utilizando las redes, nosotros hacemos que se mueva un grandísimo engranaje con el que las grandes empresas ganan dinero. En principio esto es correcto, ellos ponen una herramienta a nuestro alcance, nosotros nos beneficiamos de ella y como consecuencia ellos sacan provecho. Como cualquier otra empresa que vende sus productos. Pero el servicio que nos ofrecen es gratuito, por tanto, deben conseguir monetizarlo de alguna forma. Son los anunciantes quienes pagan a las redes sociales para que nosotros, los usuarios, gastemos el dinero en sus productos. 

Hasta aquí, es comprensible y una forma ingeniosa de sacar partido a estas aplicaciones, que, sin lugar a dudas, nos han facilitado la vida y nos acercan virtualmente a otras personas.

¿Dónde está el problema entonces?

La cuestión es que para que estas empresas sigan creciendo, necesitan captar más nuestra atención. Cuanto mayor es el tiempo de exposición a sus anuncios, mayor será el alcance de sus beneficios. Para ello crean una inteligencia artificial (IA) que recopila nuestros datos para darnos lo que considera más afín respecto a nuestros gustos. Cualquiera pensaría que es una idea brillante, y lo es, pero hay que añadir ciertos matices.

Por ejemplo, ¿cómo sabemos que lo que vemos es información verídica? La IA lo que hace es ofrecerte información afín a tí, que tenga cierta cantidad de “likes” y ajustándose lo más posible para ofrecerte esa información. Pero nadie supervisa si es ético o verídico. ¿Y si a través de las redes conseguimos influenciar a las personas a que piensen de determinada manera?

En recientes estudios, se ha visto que efectivamente se puede influenciar a las personas a través de la redes sociales. Pongamos un ejemplo: cuando empezáis a navegar por Facebook o Instagram, las noticias, fotos o gifts que salen, suelen ser afines a vuestros gustos. Esto es debido a la IA de la que hablábamos antes. Es decir, nos muestra información que nos reafirma en nuestra postura y perdemos la capacidad de crítica, debido a la ausencia de exposición de otras ideas diferentes, que quizá nos permitieran abrir la mente y dar la oportunidad de ser más flexibles antes ideas nuevas o diferentes.

Esto muchas veces nos lleva a la falsa creencia de que todos pensamos igual. Cuando salimos a la calle y nos relacionamos, defendemos nuestras ideas con la falsa ilusión de que el mundo funciona como nosotros estamos viendo en las redes. Aunque la realidad es que a través de la IA se crea un mundo para cada uno de nosotros.

Nuestra percepción de la realidad esta mediatizada por una IA que responde a “likes” y porcentaje de aciertos. Busca ser lo más precisa posible, para conseguir mantenernos más tiempo frente a la pantalla e introducir gran cantidad de anuncios para obtener beneficios económicos.

La consecuencia es, que una herramienta magnifica creada para conectar a la gente, se ha convertido en un medio para ganar dinero, utilizando los mecanismos de recompensa de nuestro cerebro con una IA sin criterios éticos.

Ya hemos visto algunos ejemplos de cómo afectan las redes a nuestro cerebro. Ahora vamos a profundizar más en cómo está afectando a los adolescentes.

Vemos como todos ellos están constantemente pegados a sus smartphones. Les pedimos que dejen el móvil para comer y observamos una leve frustración. Algunos lo hacen, otros no. La adicción a estos dispositivos es patente, y no sólo en nuestros hijos, sino en nosotros. Te animo a que busques en tu móvil cuanto tiempo has dedicado a cada una de tus aplicaciones, casi seguro que alguna te hace emplear mucho tiempo.

Y es que están hechas para atraer, para gustar, para entretener… Utilizan un mecanismo básico de psicología, el reforzamiento intermitente (tú haces determinada acción con tu móvil y él te devuelve algo bueno de vez en cuando). Si hay algo bueno, tu cerebro produce automáticamente un torrente de endorfinas que nos produce placer. ¿Qué es ese algo bueno? Un like, un vídeo que te gusta, un mensaje de un amig@, una notificación sobre rebajas… Cada vez que cogemos el móvil esperamos recibir algo bueno (refuerzo positivo), pero esto no siempre ocurre, por eso se llama reforzamiento intermitente. Gracias a ello tenemos la inercia de desbloquear el móvil cada cierto tiempo para ver si hay “algo bueno” y así obtener esa sensación de placer.

Esto por un lado afecta a la capacidad que tenemos de esforzarnos para obtener logros y así conseguir ese maravilloso torrente de endorfinas. Nos encontramos con adolescentes que lo quieren todo ya, no saben esperar para obtener esa recompensa. Lo que conlleva graves dificultades para explicar que determinadas cosas requieren más esfuerzo que un clic. Además, se establece una rutina en la cual nos acostumbramos a que los reforzadores sean externos.  Para un desarrollo equilibrado es importante ser capaces de incorporar a nuestras vidas reforzadores internos, es decir, los producidos por nosotros mismos. “Te has esforzado y lo has conseguido”. Hay que dotar a nuestros adolescentes de la capacidad de generar reforzadores internos para el equilibrio de la autoestima en su desarrollo. 

Hablando de autoestima, es conocido que las redes pueden afectar a esta, tanto de forma positiva como negativa. Millones de jóvenes publican fotos todos los días, algunos varias veces al día, con el fin conseguir un mayor número de “likes”. Cuando los creadores de Facebook pensaron en esta opción, todos creyeron que sería agradable recibir “me gusta”, que la gente estaría más feliz. Pero, ¿qué pasa cuando no se reciben “likes” o se reciben críticas? En estos casos, la persona se pone triste e incluso puede pensar ¿qué he hecho mal? Si esta dinámica se produce muchas veces, puede llevar a la depresión de un adolescente. También, puede ocurrir que al ver las vidas “ficticias” (no olvidemos que la gente nos muestra lo que quiere que veamos), uno se sienta desgraciado por no tener tantos amigos, o porque no le hayan llamado o ver a la chica que le gusta con otro chico. Es información que no decidimos ver, nos la exponen. Nosotros tampoco sabemos si estamos preparados para ver determinadas cosas, y mucho menos nuestros adolescentes. Hay un ejemplo muy claro:¿Por qué hay personas que cuando acaban una relación bloquean por un tiempo las redes con esa persona? Porque son conscientes de que no están preparadas, toman el control. Sin embargo, cuando abrimos Facebook o Instagram no tenemos ese control. Y puede llevarnos a estados emocionales negativos.

Según estudios de EEUU se ha visto cómo han aumentado significativamente las depresiones con intento de suicidio, desde la aparición de las redes sociales. Son datos a tener muy en cuenta.

Además de esto, existe la falsa creencia de que vivimos más conectados con los demás, pero es sólo a un nivel superficial. El vínculo es menos fuerte, las amistades fluctúan con mayor facilidad y nos relacionamos menos. No es extraño ver a un grupo de adolescentes arremolinados alrededor de un móvil. ¿Dónde está la comunicación no verbal? Debemos intentar dar ejemplo a nuestros jóvenes y dejar el máximo tiempo posible de lado a nuestros móviles y proporcionarles la educación adecuada para la utilización de esta herramienta magnifica que realmente nos facilita la vida, pero requiere de ciertos límites.

Lo que planteo, y ahora mismo se está estudiando en estas grandes empresas es, que deben regular de alguna manera la forma en la obtienen sus beneficios económicos, sin que suponga un perjuicio para nosotros. ¿Cómo hacerlo? Eso lo dejamos a los expertos. De momento, os dejo unas recomendaciones de uso de los dispositivos electrónicos para vuestros hijos. Mientras, confiemos en que resuelvan este conflicto lo antes posible.

Recomendaciones de uso:

  • Hablar con vuestros hijos para establecer un máximo de uso. Concienciarles e implicarles en esta decisión que será variable según el caso.
  • Media hora antes de dormir se dejan los dispositivos.
  • El dispositivo se deja cargando fuera de la habitación.
  • Desayunos, comidas y cenas sin dispositivos.

Espero que os haya resultado práctico este artículo, si tenéis cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotr@s.

¿Sabes cómo afecta la marihuana a tus hij@s? Todo lo que necesitas saber.

Actualmente vivimos en una sociedad en la que los adolescentes ven como una conducta normal el consumo de marihuana y esto es un problema: “los populares” o “los guays” son grupos de adolescentes que consumen tanto alcohol, como porros. Esto supone que los otros grupos de adolescentes, en algunos casos, se planteen copiar este tipo de conductas para alcanzar su estatus.

Pero, ¿qué ocurre con la marihuana que consumen nuestros adolescentes?

El THC junto con el CBD y CBS son las sustancias psicoactivas de la planta de la marihuana. En las últimas décadas los productores de esta sustancia se han dedicado a seleccionar las cepas más potentes con el fin de conseguir una marihuana con unos niveles de THC más altos de lo que se fumaba anteriormente.

¿Qué ocurre con altos niveles de THC? 

La marihuana se vuelve más estimulante, aumenta la percepción sensorial (por ejemplo, colores más brillantes), risa y alteración de la percepción del tiempo. En algunos casos incluso puede llevar a tener alucinaciones simples. 

Con niveles más altos de THC el riesgo de brote psicótico aumenta y su reiteración puede llevar a una enfermedad mental como la esquizofrenia. No obstante, esto no es universal, sino que depende de la genética y los antecedentes familiares: en nuestro genoma tenemos genes activos y genes inactivos, en función de nuestro tipo de vida podemos activar estos genes y desarrollar determinadas enfermedades. Los factores ambientales pueden influir en nuestra genética.

El THC es un factor que activa determinados genes relacionados con enfermedades psiquiátricas no reversibles. Y este es el mayor riesgo, que nuestros jóvenes no ven el riesgo que existe al consumir determinadas sustancias y puede que esa sustancia le cambie la vida para siempre.

Existe otra corriente por la cual se está empezando a consumir, con fines terapéuticos, una marihuana en la que han disminuido al mínimo la cantidad de THC. Esto se llama Flores de marihuana, que se constituye en su mayor parte de CBD. Los efectos de esta marihuana son relajación muscular y mental, así como reducción del dolor. A diferencia de la marihuana habitual, no se utiliza con fines recreativos, sino con fines terapéuticos.

Como padres de adolescentes os animamos a conocer al máximo qué drogas existen al alcance de vuestr@s hij@s para poder dar una psicoeducación adecuada y evitar que se convierta en un tema tabú. Hagamos que nuestros hijos crezcan con la información adecuada y aprendan a decidir con buen criterio.

Si os interesa el tema y queréis conocer más sobre tipos de drogas que usan nuestros adolescentes, no os perdáis el taller de prevención de drogas que realizaremos en nuestro centro. Lo iremos anunciando en nuestros perfiles de Instagram y Facebook @expresate.psico y Exprésa-te

5 razones por las que es imprescindible hacer ejercicio a partir de los 65 años.

Cada vez que vamos al médico a hacernos unos análisis nos recomiendan 2 hábitos de vida fundamentales: buena alimentación y ejercicio moderado. 

Todos sabemos que una buena alimentación es la base para estar sanos, necesitamos ese aporte de nutrientes para que nuestro cuerpo lo convierta en la energía que nos mueve.

Pero… ¿hasta qué punto es imprescindible hacer ejercicio? ¡En este post lo resolvemos! Nos vamos a centrar en explicar las razones por las que a partir de los 65 años es necesario realizar algún tipo de actividad física para conseguir un envejecimiento saludable.

Recomendamos realizar, al menos, media hora de paseo al día, pues con este breve ejercicio conseguimos grandes beneficios:

1. Conseguimos una buena vascularización del cerebro, ya que al hacer deporte estamos incrementando el aporte sanguíneo. La sangre lleva el oxígeno, que es el combustible que necesita nuestro cerebro para funcionar correctamente. Además, esto reduce el riesgo de trombos.

2. Aumenta la producción de endorfinas (hormonas del placer) que nos hacen sentirnos mejor con nosotros mismos. Hace que mejore nuestro estado de ánimo con la práctica diaria.

3. Como sabemos, las neuronas son células que no se reproducen, tenemos una cantidad de neuronas desde que nacemos y con el tiempo se van deteriorando y mueren. En estudios recientes se ha visto que el deporte moderado estimula la producción de nuevas neuronas en la parte interna del lóbulo temporal.

4. El deporte es un factor protector de demencia (incluido tipo alzheimer). 

5. Y por último, nos proporciona un hobby en el que poder marcarnos objetivos y enfocar nuestras motivación hacia la propia superación.

Por todas estas razones, os animamos a mejorar vuestra calidad de vida incluyendo el ejercicio en vuestra rutina. Desde los 30 minutos diarios, ¡notaréis grandes diferencias!

¿Y si mi hij@ tiene TDAH?

Hoy 13 de julio es el día mundial del TDAH, un tipo de trastorno que probablemente hayan achacado a vuestr@s hij@s u otros niños o niñas cercanos. 

Si han diagnosticado a vuestro hij@ de TDAH o en el cole os comentan que es posible, significa que tiene Hiperactividad y déficit de Atención.

Este diagnóstico se asocia a un niño o niña que “no para”: no termina las actividades, parece que no aprende de ninguna manera, es recurrente, grita y llora sin aparente sentido, tiene grandes cambios en el estado de ánimo, parece que muchas veces está enfadad@…

Y es que es muy difícil ser TDAH: la gente no te entiende, parece que no te sale nada bien, lo intentas pero no lo consigues, te frustras y cuando te equivocas buscas el amparo de tus padres, pero a veces, están enfadados contigo por lo que has hecho…Y así todos los días.

Si tenéis un hijo TDAH la forma de educar debe cambiar radicalmente. Lo primero y más importante, un gran dosis de PACIENCIA. Bajemos el nivel de exigencia y valoremos más los pequeños logros. Aprendamos a motivar sus iniciativas. Ayudemos a gestionar sus emociones, cuando rompa algo, eliminemos la carga de enfado por intencionalidad.

Cuando haga algo mal, evitad el enfado, con cariño explicad cuál ha sido el fallo y por qué mamá y papá se han enfadado. Y siempre, siempre, siempre hay que recordarle que por mucho que os enfadéis, le queréis.

Recordad que es difícil ser padre de un TDAH, pero más difícil es padecer este trastorno.

Orgullo LGBT+. Un testimonio de vida.

Soy Mario, tengo 30 años, trabajo en una consultora y vivo en una casa con piscina a las afueras. Tengo novia y juntos cuidamos de sus dos preciosos hijos. Puedo decir que soy muy feliz con mi vida.  Pero hasta llegar a esta situación, he tenido que luchar mucho, contra mi mismo, contra la sociedad, contra mi familia.

Siempre me he sentido distinto a los demás, que no encajaba, pero cuando me empecé a desarrollar fue cuando realmente me di cuenta de que algo no iba bien, no me gustaban mis pechos. Mi madre me decía que era normal, que necesitaba un tiempo para adaptarme a la nueva forma de mujer… Pero mi madre con toda su buena intención no entendía qué estaba pasando.

Tenía buenos amigos, se me daban bien los estudios, iba pasando de curso, con mi familia tenía muy buena relación…pero yo no estaba agusto y no sabía el porqué.

Cuando fui cumpliendo años aparecieron palabras nuevas como gay, homosexual, transexual…recuerdo una charla que vinieron a darnos en bachillerato que me dejó muy tocada. ¿Y si yo no era heterosexual como todo el mundo daba por sentado?

Había tenido alguna relación con chicos y realmente no había llegado a disfrutar, pero siempre había pensado que era porque mi autoestima no andaba muy allá y no aceptaba mi nuevo cuerpo de mujer.

¿Y si me gustaban las mujeres? ¿Y si era lesbiana?

Con el tiempo me fui dando cuenta que me gustaban las mujeres y empecé a tener relaciones satisfactorias, tanto física como psicológicamente.

Me armé de valor y se lo dije a mis padres, mi madre lo asumió como pudo, pero mi padre me dijo que qué tonterías decía… Con el tiempo comprendí que para su educación, era una cuestión difícil de asimilar, pero al fin y al cabo yo seguía siendo su hija y lo acabarían entendiendo.

Por aquel entonces yo estaba empezando a salir con María, mi actual pareja, mi compañera, mi guía.

Empezamos a salir y pronto vimos que algo no funcionaba bien en mí, no acababa de sentirme bien conmigo misma. Con la ayuda de amigos, nos pusieron en contacto con un profesional y comencé a recorrer el camino hacia mi nueva vida.

Con su ayuda descubrí que el malestar con mi cuerpo se debía a que yo me sentía como un hombre.  Por eso siempre había rechazado esos pechos que me salieron en la pubertad, muchas cosas cobraron sentido desde esta perspectiva. Y según avanzaba la terapia y yo iba contándoselo al mundo, cada vez me sentía más seguro de mi mismo, en mi sitio, en mi lugar.

Al poco inicié la terapia hormonal con 22 años y en pocos meses los rasgos de la cara comenzaron a endurecerse, mi masa muscular comenzó a crecer y mi voz cambió para volverse ruda y fuerte. No os podéis imaginar lo bien que sienta estar en tu propio cuerpo y que la gente te trate como lo que eres.

Ha sido un camino muy difícil, pero lo volvería a recorrer con los ojos cerrados para llegar adonde estoy ahora. Tengo que agradecer a toda esa gente que me ha ayudado en este camino, a mis padres, porque sé el esfuerzo que han hecho por entenderme y en especial a María. Que me ha acompañado en todo momento.

Día mundial sin tabaco. Cómo romper con el hábito.

Hoy es el día mundial sin humos, ¿todavía eres fumador? ¿sientes que en algunos sitios ya no encajas como antes? ¿sabes que tienes que dejar de fumar, pero no te apetece o no sabes cómo?

Tranquil@, hay mucha gente en tu situación… vamos a ofreceros algunas pautas que os ayudarán en esta lucha contra el tabaco.

En primer lugar, debéis reflexionar si queréis dejar de fumar, si ahora no queréis, os va a resultar mucho más difícil conseguirlo, porque será más fácil recurrir a la excusa para volver a hacerlo, porque realmente lo habréis dejado por presión social y no por convencimiento propio. Todo el mundo encuentra su momento, si ya lo tienes en mente es porque si lo trabajas un poco conseguirás poder decir: QUIERO DEJAR DE FUMAR.

Y este será el primer paso para recorrer este camino. Trabaja duro para conseguir decirlo, dedica 10 minutos todos los días para investigar, busca los beneficios, mira cuanto alargas tu vida si lo dejas ahora, plantéate respirar con plenitud, ¿lo recuerdas? Piensa en subir una cuesta sin fatigarte… Si poco a poco vas trabajando en tu imaginario y consigues verte como no fumador, en poco tiempo podrás decir las palabras mágicas.

En segundo lugar, por mucho que os digan vuestros familiares o amigos sobre los beneficios o lo pernicioso que es el tabaco, nunca es suficiente para tomar la decisión de hacerlo. Tenéis que encontrar vuestra propia motivación. Siempre habrá exfumadores que os dirán “ yo lo dejé por esto, o por esto otro y ,me fue muy bien”. Puede que os sirva si realmente la convertís en vuestra motivación.

Puede ser por salud, por dinero, por amor a vuestros hijos, pareja, familia…por esas miradas que a veces recibes en determinados sitios fumando, pero busca algo que realmente sintonice contigo. Va a ser algo a lo que te vas a aferrar muy a menudo si inicias el camino para dejar de fumar.

Superadas estas dos fases, la tercera consiste en ponerse una fecha en que para dejar de fumar. Os recomendamos que os fuméis un último cigarro a conciencia, mientras os despedís de ese vicio del que dependéis desde hace años. Se va a acabar y  lo vais a conseguir.

Apagar ese último cigarro y dar la bienvenida a la nueva vida sin humos.

Este es un camino difícil, os recomendamos hacer deporte, beber un vaso de agua cada vez que os apetezca un cigarro y cuando las ganas aumenten, recurrir a esa motivación que os ha llevado a dar este paso y aferraos a ella. También es importante que compartáis con vuestros seres queridos esta decisión tan importante para que os ayuden y animen.

 ¡Aguanta, que tú puedes!

Adaptación al cambio como concepto de salud mental.

Hoy, en el Día Mundial de la Salud, nos preguntamos: ¿qué es la salud psicológica?

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental se define como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

La salud mental incluye 3 ámbitos, nuestro bienestar emocional, psicológico y social.

Nos influye en como integramos nuestros pensamientos, cómo nos relacionamos con nuestro mundo interior y con nuestro entorno. Para mí es central el concepto de cómo nos adaptamos al cambio.

El ser humano permanece tranquilo teniendo rutinas, teniendo una falsa sensación de control sobre su entorno que le hace sentir seguro. Los cambios suponen tomar de decisiones, el aceptarlos, nos generan incertidumbre respecto al futuro, nos generan cierta carga de estrés, en definitiva, nos desequilibran y nuestra mente es la encargada de devolvernos a un estado psicológico estable. Nos ayuda a adaptarnos al cambio.

Quiero hacer referencia aquí a la forma en que la situación actual de confinamiento nos ha obligado a nivel mundial a cambiar nuestro modo de vida de forma integral.

El covid-19 nos ha privado de nuestra libertad, nos ha robado sensación de seguridad, nos ha obligado a dejar nuestros trabajos, a ver a nuestros amigos, a abrazar a nuestros familiares, a convertir una actividad tan simple como hacer la compra en una misión de riesgo…

¿Cómo lo llevas?

Tenemos ejemplos de todos los colores, desde la persona que desde el primer día ha empezado a manifestar síntomas de ansiedad por no poder salir, alteraciones de sueño, ataques de pánico, hasta el otro polo en el cual el confinamiento les está permitiendo dar un parón a sus vidas, descansar y por qué no, reflexionar sobre uno mismo y sobre cómo nos relacionamos con el mundo.

No sé dónde estarás, cómo lo estarás llevando, pero seguro sé que tu vida ha cambiado, te has adaptado y lo estas intentando llevar de la mejor manera posible.

Si hace unos meses nos dijeran que esta situación digna de película de ciencia ficción nos iba a dejar en cuarentena, todos nos habríamos llevado las manos a la cabeza y habríamos pensado que nos íbamos a volver locos, que no se puede, que es imposible…

Y, sin embargo, aquí estamos.

Lo importante de esta reflexión es que nos demos cuenta de la cantidad de cambios que hemos tenido que implementar en nuestras vidas y cómo los estamos llevando y que hagamos un esfuerzo por recordar la forma en la que nos hemos enfrentado a pequeños cambios en el pasado y aprendamos.

¿Cómo es posible que nos hayamos adaptado a esta situación en tan sólo 3 semanas?

 No hemos tenido otra opción, por tanto, hemos tenido que aceptar la situación. No se nos ha pasado por la cabeza e intentar modificarla, estaba claro, no se puede salir de casa.

Una vez aceptado el cambio es más fácil buscar las herramientas para que cada uno para se adapte a él de la mejor manera posible. Y así lo hemos hecho.

El ser humano es flexible, aprende, se adapta, somos capaces de esto y mucho más. Esperemos que, de ahora en adelante, esto nos sirva para enfocarnos a los futuros cambios con flexibilidad, con creatividad y así que nos permita seguir con una buena salud psicológica.