¿Sabes cómo afecta la marihuana a tus hij@s? Todo lo que necesitas saber.

Actualmente vivimos en una sociedad en la que los adolescentes ven como una conducta normal el consumo de marihuana y esto es un problema: “los populares” o “los guays” son grupos de adolescentes que consumen tanto alcohol, como porros. Esto supone que los otros grupos de adolescentes, en algunos casos, se planteen copiar este tipo de conductas para alcanzar su estatus.

Pero, ¿qué ocurre con la marihuana que consumen nuestros adolescentes?

El THC junto con el CBD y CBS son las sustancias psicoactivas de la planta de la marihuana. En las últimas décadas los productores de esta sustancia se han dedicado a seleccionar las cepas más potentes con el fin de conseguir una marihuana con unos niveles de THC más altos de lo que se fumaba anteriormente.

¿Qué ocurre con altos niveles de THC? 

La marihuana se vuelve más estimulante, aumenta la percepción sensorial (por ejemplo, colores más brillantes), risa y alteración de la percepción del tiempo. En algunos casos incluso puede llevar a tener alucinaciones simples. 

Con niveles más altos de THC el riesgo de brote psicótico aumenta y su reiteración puede llevar a una enfermedad mental como la esquizofrenia. No obstante, esto no es universal, sino que depende de la genética y los antecedentes familiares: en nuestro genoma tenemos genes activos y genes inactivos, en función de nuestro tipo de vida podemos activar estos genes y desarrollar determinadas enfermedades. Los factores ambientales pueden influir en nuestra genética.

El THC es un factor que activa determinados genes relacionados con enfermedades psiquiátricas no reversibles. Y este es el mayor riesgo, que nuestros jóvenes no ven el riesgo que existe al consumir determinadas sustancias y puede que esa sustancia le cambie la vida para siempre.

Existe otra corriente por la cual se está empezando a consumir, con fines terapéuticos, una marihuana en la que han disminuido al mínimo la cantidad de THC. Esto se llama Flores de marihuana, que se constituye en su mayor parte de CBD. Los efectos de esta marihuana son relajación muscular y mental, así como reducción del dolor. A diferencia de la marihuana habitual, no se utiliza con fines recreativos, sino con fines terapéuticos.

Como padres de adolescentes os animamos a conocer al máximo qué drogas existen al alcance de vuestr@s hij@s para poder dar una psicoeducación adecuada y evitar que se convierta en un tema tabú. Hagamos que nuestros hijos crezcan con la información adecuada y aprendan a decidir con buen criterio.

Si os interesa el tema y queréis conocer más sobre tipos de drogas que usan nuestros adolescentes, no os perdáis el taller de prevención de drogas que realizaremos en nuestro centro. Lo iremos anunciando en nuestros perfiles de Instagram y Facebook @expresate.psico y Exprésa-te

Share