Adaptación al cambio como concepto de salud mental.

Hoy, en el Día Mundial de la Salud, nos preguntamos: ¿qué es la salud psicológica?

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental se define como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

La salud mental incluye 3 ámbitos, nuestro bienestar emocional, psicológico y social.

Nos influye en como integramos nuestros pensamientos, cómo nos relacionamos con nuestro mundo interior y con nuestro entorno. Para mí es central el concepto de cómo nos adaptamos al cambio.

El ser humano permanece tranquilo teniendo rutinas, teniendo una falsa sensación de control sobre su entorno que le hace sentir seguro. Los cambios suponen tomar de decisiones, el aceptarlos, nos generan incertidumbre respecto al futuro, nos generan cierta carga de estrés, en definitiva, nos desequilibran y nuestra mente es la encargada de devolvernos a un estado psicológico estable. Nos ayuda a adaptarnos al cambio.

Quiero hacer referencia aquí a la forma en que la situación actual de confinamiento nos ha obligado a nivel mundial a cambiar nuestro modo de vida de forma integral.

El covid-19 nos ha privado de nuestra libertad, nos ha robado sensación de seguridad, nos ha obligado a dejar nuestros trabajos, a ver a nuestros amigos, a abrazar a nuestros familiares, a convertir una actividad tan simple como hacer la compra en una misión de riesgo…

¿Cómo lo llevas?

Tenemos ejemplos de todos los colores, desde la persona que desde el primer día ha empezado a manifestar síntomas de ansiedad por no poder salir, alteraciones de sueño, ataques de pánico, hasta el otro polo en el cual el confinamiento les está permitiendo dar un parón a sus vidas, descansar y por qué no, reflexionar sobre uno mismo y sobre cómo nos relacionamos con el mundo.

No sé dónde estarás, cómo lo estarás llevando, pero seguro sé que tu vida ha cambiado, te has adaptado y lo estas intentando llevar de la mejor manera posible.

Si hace unos meses nos dijeran que esta situación digna de película de ciencia ficción nos iba a dejar en cuarentena, todos nos habríamos llevado las manos a la cabeza y habríamos pensado que nos íbamos a volver locos, que no se puede, que es imposible…

Y, sin embargo, aquí estamos.

Lo importante de esta reflexión es que nos demos cuenta de la cantidad de cambios que hemos tenido que implementar en nuestras vidas y cómo los estamos llevando y que hagamos un esfuerzo por recordar la forma en la que nos hemos enfrentado a pequeños cambios en el pasado y aprendamos.

¿Cómo es posible que nos hayamos adaptado a esta situación en tan sólo 3 semanas?

 No hemos tenido otra opción, por tanto, hemos tenido que aceptar la situación. No se nos ha pasado por la cabeza e intentar modificarla, estaba claro, no se puede salir de casa.

Una vez aceptado el cambio es más fácil buscar las herramientas para que cada uno para se adapte a él de la mejor manera posible. Y así lo hemos hecho.

El ser humano es flexible, aprende, se adapta, somos capaces de esto y mucho más. Esperemos que, de ahora en adelante, esto nos sirva para enfocarnos a los futuros cambios con flexibilidad, con creatividad y así que nos permita seguir con una buena salud psicológica.

Share